La plata de ley, esterlina o 925, hace referencia a la cantidad de plata que contiene una pieza, significa que la aleación está compuesta por un 92,5% de plata pura y un 7,5% de otro metal, generalmente cobre.

Al momento de comprar una joya, debes estar muy atenta y fijarte en ciertos detalles importantes para no ser engañada.

A continuación, te dejamos unos simples pero útiles consejos a considerar:

  • Sello: las joyas de plata generalmente llevan una marca que dice “925” o “S925”, pero que no tenga dicha marca no significa que no sea plata de calidad, ya que a veces por ejemplo la joya puede ser muy pequeña o delicada, o también puede haber un sello propio de la joyería certificando la plata verdadera.
  • Método del imán: la mayoría de los metales preciosos (plata, oro y platino) no son ferrosos, por lo tanto, no son magnéticos o poseen un magnetismo muy débil, por lo que, al acercarle un imán a una joya de plata, este no debería pegarse. Ten en cuenta que puede que se forme un cierto magnetismo dependiendo de la combinación de metales, pero no debería quedarse totalmente pegado.
  • Prueba del olor: la plata no tiene un olor específico, por lo que si desde tus joyas se expele un fuerte olor metálico (parecido al olor de las monedas por ejemplo), es un importante indicador de que la pieza no es de plata o su grado de pureza es bajo, ya que la aleación tiene un alto porcentaje de otros metales no nobles. 
  • Prueba del hielo: la plata tiene una alta conductividad térmica, por lo tanto, si posas la joya sobre un cubo de hielo, este debiese derretirse rápidamente.
  • Prueba del paño: la plata 925 se oxida rápidamente cuando se expone al aire, por lo que con el tiempo se empañan y adquieren un tinte oscuro. Esta simple prueba consiste en frotar la pieza con un paño suave, limpio, seco y blanco; si aparecen machas oscuras, indica que se trata de plata real y de calidad.
  • Precio: otro método rápido y sencillo de intuir si estamos frente a una joya de plata de calidad, es su precio. Como la mayoría de las cosas, lo bueno y de la calidad tiene un precio superior, por lo que, si una pieza tiene un valor demasiado bajo, es posible que se trate de un engaño.

Sin lugar a duda, lo mejor para garantizar la calidad de tus joyas es comprarlas en tu tienda de confianza. Te aseguramos que en Morenaa tendrás la garantía de la plata que estas comprando.